Académicos Destacada Libros

De marginado a poeta. Un comentario sobre Jean Genet

Conoce a Jean Genet. Uno de los grandes escritores franceses del siglo XX

Lo que necesitamos es el odio. De él nacen nuestras ideas.

Jean Genet

La semana pasada di con una de las obras de teatro favoritas de mi juventud. Estoy hablando de El balcón, escrita por “San” Genet como lo llamaría Sartre. Les comparto un breve comentario sobre ella. Como nota, toda historia está plagada de algo de verdad y algo de imaginación. Esta es la forma en cómo a mí me gusta recordar al autor.

Jean Genet, el “santo” poeta

En el seno de una Francia influida notablemente por los teóricos, artistas y políticos decimonónicos; y de un París que en esa época era la cuna cultural e intelectual del mundo, nace uno de los ensayistas, narradores y dramaturgos más influyentes del siglo XX: Jean Genet. Considerado prófugo de la justicia, homosexual declarado, estafador, amigo y enemigo de figuras intelectuales como Jean Paul Sartre, pariente del existencialismo y literato revolucionario; Genet escribió sus obras más importantes estando preso, en primera instancia, y posteriormente siendo parte del sistema.

Durante su infancia, al ser abandonado por su madre cerca de un basurero, Genet fue criado en un orfanato. Fue ahí donde pasó los primeros años de su vida y donde también encontró lo que él creía un compromiso social: robar para sobrevivir. Por culpa de ese hecho, el autor pasó gran parte de su juventud y edad adulta en la cárcel. Genet vivía en un mundo de izquierda y contracultura, educándose en las calles y luego en la penitenciaria. Fue en esos dos lugares donde creó su primer ideología izquierdista: ir en contra del régimen establecido. Sin embargo, pese a la condena que cae sobre las personas que terminan en la cárcel; a Genet le resultó fructífero vivir en ese lugar. Hacía sus tareas cotidianas, leía tratados existencialistas y sobre todo: escribía. Una de sus grandes obras de teatro titulada El balcón, donde se puede apreciar su fuerte compromiso social y en donde lucha contra el régimen establecido, fue escrita precisamente mientras estuvo preso. 

Sobre El balcón

El balcón trata sobre un prostíbulo. A él acuden personas de diversa índole a satisfacer sus necesidades tanto físicas como intelectuales. Una de las características del antro consiste en dejar que el cliente sea quien quiera ser. Bajo este contexto, el autor incluye personajes que representan los más altos puestos jerárquicos de Francia: un obispo, un policía, un político, entre otros. El clímax de la historia surge al final, cuando se narra de manera misteriosa cómo afuera del antro, en la realidad, hay una gran rebelión por parte del pueblo y han muerto ya las grandes figuras que representan al país. Los personajes literarios, clientes del antro, tienen que salir al balcón para sustituir a los verdaderos políticos, policías y obispos; y decir que todo está bien. Con esta simple, pero sustanciosa metáfora, Jean Genet demuestra sus diferencias con el poder y su compromiso como intelectual al hacer ver a la gente que la política es una farsa  y una dualidad concéntrica de estafas. 

Imagen del momento cumbre de la obra. La foto fue tomada de la página rtve.es

El mismo Jean Paul Sartre, amigo, mentor y principal impulsor de Jean Genet, dice lo siguiente: “el compromiso de un escritor radica en transformar lo real”. Jean Genet, en El balcón, transforma la realidad a tal grado de hacerla ficción. A su vez, el autor vive constantemente criticando el sistema que lo rodea. En la obra que nos atañe, la crítica se da todo el tiempo con las acciones de los personajes transmutados en gente verdadera dentro y fuera del prostíbulo: “Nada definitivo puede fallarse esta noche. Desde luego, la idea es audaz, pero si su caso apareciera desesperado, quizá podríamos examinar el asunto. Sería, eso sí, un temible disfraz y, si usted tuviera que transmitirse de esta forma de generación en generación” (Genet, 2007, P. 148). Por esta razón, el autor navega de un lado para otro en su compromiso intelectual: “no puede darse el compromiso cuando desaparece la crítica, la razón que fundamenta esa acción” (Sánchez Vázquez, 2007. P.55). La razón de Jean Genet, por la cual critica a la sociedad, se ve reflejada a lo largo de toda su vida: el abandono, la pobreza, la desigualdad social por ser homosexual, sus juicios (justos e injustos,) en la cárcel, la influencia del poder (en su caso con intelectuales como Jean Cocteau y Jean Paul Sartre que lograron convencer al presidente para que lo dejaran en libertad), entre otras.

Jean Genet vivió toda su vida en una lucha constante por lograr esclarecer el valor moral de la sociedad francesa. Fue, abiertamente, un detractor constante del sistema establecido: aceptó su homosexualidad, vivió de la prostitución, el robo y más delante de la literatura. Luchó contra la política del sistema democrático francés a través de sus obras y transmutó la vida real en literatura al sublimar sus acciones cotidianas en obras de teatro, poemas y ensayos. Sin embargo, a pesar de que luchó toda su vida por sus ideales y la transformación del sistema, siempre estuvo rodeado de gente importante que, lejos de acrecentar sus ideas izquierdistas, lo llevaron a doblegarse moral y espiritualmente. 

Siendo un autor reconocido medianamente en su país y en el mundo tanto por sus obras como por su relación con Sartre, Beauvoir y Cocteau; Jean Genet vendió sus ideales al sistema político francés. Él, a diferencia de Sócrates, no logró aceptar que la vida en otro mundo puede ser mejor que ahora, ni luchó por defender su palabra en una corte donde todo mundo estuvo en su contra. A diferencia de Sócrates, Genet tuvo miedo de beber cicuta y terminó aceptando un trabajo en el sistema de seguridad de una colonia francesa. El hombre que había estado tantas veces en la cárcel, que había criticado abiertamente la política francesa y a su sistema de justicia; terminó siendo uno de los principales reformadores del sistema carcelario en un lejano país africano. Vendió sus armas, que naturalmente se componen de ideas y palabras transformadas en literatura, para dejar de luchar y convertirse en un intelectual capitalista según palabras adoptadas de la filosofía de Marx.

Otros libros que recomiendo del autor

Novela Pompas fúnebres (1947)

Novela Santa María de las flores (1944)

Obra de teatro Los negros (1959)

A pesar de esto último a nosotros todavía nos queda una pregunta que responder. ¿Quién estará en lo correcto? Sócrates, por dar su vida siguiendo sus ideales y  su orgullo, o Jean Genet, quien aprovechó sus armas intelectuales para infiltrarse en el centro de una sociedad que si bien no le pertenecía, la hizo suya. 

0 comments on “De marginado a poeta. Un comentario sobre Jean Genet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

El acontecer

Lo que acontece a tu alrededor

Candela Fumale —> Escritos Cósmicos

Papeles escritos por alguien venida de otro planeta . . . - *Fotos que saco en los ratos que deliro un poco* | Literature written by someone from another planet . . . - *Pictures that I take when I feel like flying for a while*

Bajo La Estrella: blog de Andrey VR

Curiosofando voy por este mundo de literatura

Pippo Bunorrotri

El hombre que susurraba a los sentimientos

A %d blogueros les gusta esto: